Blog

Noticias

Signos del estrés en los gatos: cómo detectarlo y tratarlo

Los gatos son animales muy territoriales y reposados y cualquier modificación de su rutina puede producirles estrés. Incluso aquellos cambios a los que nosotros apenas les damos importancia, a ellos pueden ocasionarles grandes molestias. La llegada de nuevos animales o personas a la familia, una mudanza o un simple cambio del olor en el ambiente, pueden provocar esa ansiedad a nuestros felinos.

En realidad, el estrés es una respuesta intuitiva al peligro. Cuando se ven alterados, los gatos segregan adrenalina, lo que inhibe ciertos elementos del sistema inmunológico y provoca comportamientos compulsivos, la caída del pelaje o agresividad.

Esta situación no solo es desagradable en la convivencia con nuestros gatos, sino que también puede causar problemas de salud, puesto que reduce su capacidad inmunitaria, incrementa la inflamación y provoca un efecto excesivo. Por estos motivos, es importante saber identificar cuándo sufren estrés y cómo ayudarlos.

Síntomas del estrés en gatos

El lenguaje corporal de nuestros felinos ayuda mucho a saber si algo no va bien. A veces nuestros gatitos necesitan ayuda para sentirse en calma o gestionar los cambios que suceden a su alrededor.

Hay síntomas concretos que suelen indicar que el gato está estresado:


cvM_GATO ESRESADO-5-05


¿Qué hacer para reducir el estrés en nuestros gatos?

El estrés afecta a su bienestar y puede contribuir al desarrollo de enfermedades como la cistitis idiopática felina. Por ello, es muy importante que, si notamos cambios en sus comportamientos, acudamos al veterinario para hacer una revisión y descartar cualquier problema médico mayor.

Hay otras acciones que podemos hacer en casa para reducir el estrés de nuestros gatos:

·       Dejarles espacio y no forzarles a nada. Los gatos son animales muy independientes y necesitan disfrutar de esa libertad.

·       Evitar los gritos, ya que los asustan y alteran aún más.

·       Crear un entorno seguro y cómodo en el que se sientan tranquilos. Por ejemplo, colocar el arenero y la comida en lugares donde no tengan sobresaltos.

·       Hacer de nuestro hogar un lugar estimulante, tanto física como mentalmente. Podemos hacerlo con juegos u objetos como rascadores.

·       Proporcionar escondites, preferiblemente en lugares altos donde puedan descansar y sentirse seguros si lo necesitan.

Aunque es muy normal que los gatos sufran estrés, siempre es importante tomar medidas preventivas que nos ayuden a cuidar de su bienestar. Crear una zona segura para nuestros mininos y un correcto enriquecimiento ambiental puede reducir hasta en un 60% el estrés y sus riesgos en nuestras mascotas.