Blog

Noticias

PELIGRO ZOONOSIS

¿Contagiarse de una enfermedad que padece nuestra mascota? Sí, es posible.

Convivir con una mascota puede aumentar nuestro optimismo y estado anímico, disminuye el estrés y nos aporta felicidad. Pero hay algo más que debes saber.  

Las mascotas a veces llevan gérmenes que pueden afectar a la salud de las personas. En realidad, existen una serie de enfermedades que se transmiten desde los animales a los seres humanos, y viceversa. Es lo que se conoce como zoonosis, y en la actualidad hay más de 200 patologías identificadas.  

Aportar a nuestras mascotas una rutina de higiene correcta, desparasitarlas regularmente para que estén libres de pulgas, garrapatas y gusanos, y mantener limpio su entorno evitando que entren en contacto con excrementos de otros animales, son prácticas que contribuyen en gran medida a minimizar el riesgo de transmisión de enfermedades.  

Algunas de las zoonosis más importantes y comunes:  

Enfermedad por arañazo de gato
Cuando estamos jugando con nuestro felino, en numerosas ocasiones nos puede arañar o morder, además de estar expuestos a su propia saliva. Todas estas acciones, comunes del juego de los gatos, suponen un alto riesgo de contagio si el animal padece alguna enfermedad. Los primeros síntomas que nos alertan de que algo raro pasa, es la inflamación de los ganglios linfáticos cercanos al arañazo o la mordedura. También puede generar un aumento de fiebre, malestar general y pérdida de peso. La enfermedad se manifiesta sobre todo en niños y tiene un carácter benigno, aunque siempre es aconsejable acudir al médico para que nos proporcione un tratamiento antibiótico. 

Toxoplasmosis
Una de las zoonosis más comunes diagnosticadas es la toxoplasmosis, una enfermedad producida por un parásito intracelular cuyo huésped es el gato. La enfermedad suele ser producida debido a una ingestión de ooquistes en alimentos crudos o poco cocidos contaminados por heces de gato.  

Leishmaniosis 
Los mosquitos son una fuente de gérmenes y virus. El contagio en el ser humano se produce a través de la picadura de un mosquito (flebotomo) infectado previamente con el parásito tras picar previamente a un perro infectado. Sin embargo, si tu sistema inmunológico funciona bien podrá acabar con la infección sin problemas. La leishmaniosis se manifiesta con fiebre, hepatoesplenomegalia (aumento de volumen de hígado y bazo), linfadenopatía, anemia, y debilidad progresivas.  La leishmaniosis es una enfermedad muy grave para los perros, ya que puede ocasionar el fallecimiento del animal infectado. Se trata de una enfermedad que no se puede curar, solo tratar. Por lo que el mayor enemigo de esta enfermedad es el control, la vigilancia y la prevención.

Enfermedad de Lyme
Esta enfermedad es una de las más frecuentes transmitidas por garrapatas.  Al igual que en el caso anterior, si una garrapata infectada pica a un ser humano, le transmitirá la enfermedad. Los síntomas, además del sarpullido en la zona donde se produjo la picadura, suelen manifestarse con fiebre, escalofríos, fatiga, dolores corporales y de cabeza y rigidez de cuello. 

Quiste hidatídico 
Los quistes hidatídicos son causados por el contacto con perros infectados o por ingestión de verduras o agua contaminadas por los huevos del parásito. Los quistes, en las personas, se localizan principalmente en pulmón e hígado, pero también en otros órganos.

Salmonelosis (Comida cruda) 
La salmonelosis, otra de las zoonosis más habituales, es actualmente la principal zoonosis alimentaria en España. Las comidas preparadas con huevo crudo o poco cocinado, son la principal fuente de infección de salmonella. No obstante, hay otros alimentos implicados como la carne de cerdo y de pollo. Debido a la creciente popularidad de la dieta Barf (carne cruda) para alimentar a nuestros perros, éstos pueden ser portadores de la enfermedad sin presentar síntomas. La bacteria estaría alojada en las heces de estos animales.

Rabia  
Importante zoonosis que se creía erradicada y que a raíz de la disminución de la vacunación ha vuelto a ser noticia, con la aparición de casos de rabia en España.