Blog

Noticias

Consejo Mayo 2014

LAS GLÁNDULAS O SACOS ANALES

Seguro que alguna vez has visto hacer esto a tu perro:

 

Imagen

 

Existe una creencia popular que piensa que esta manera de andar de tu perro se debe a que tiene parásitos intestinales y al tener sensación de picor el perro se rasca frotándose contra el suelo. Evidentemente es una posibilidad, pero en el 90% de los casos se debe a un acumulo excesivo de secreciones en sus glándulas o sacos anales. Estas glándulas fabrican una sustancia que contiene feromonas olfativas que los perros utilizan para transmitir información a otros canes. De ahí que cuando dos perros se encuentran lo primero que hacen es olisquearse mutuamente.

Esta secreción se elimina de manera natural cuando el perro contrae su esfínter, bien ante situaciones de estrés (miedo) o cuando defeca, pero en ocasiones los conductos de salida se obstruyen o el contenido se espesa tanto que no puede salir al exterior provocando la necesidad en el animal de ejercer presión ayudándose de algo externo (el suelo, por ejemplo).

Cuando estas glándulas, que están situadas a ambos lados del esfínter, se obstruyen es necesario “ayudar” al animal a vaciarlas ejerciendo una ligera presión. Tu veterinario te enseñará a hacerlo o lo hará por ti si lo prefieres.

Lo importante es que si detectas esta manera de “caminar” en tu perro actúes cuanto antes acudiendo a tu veterinario pues si es demasiado tarde la única solución pasaría por someter al animal a una intervención quirúrgica.